BARRANCO DE LOS PAPUOS (JERTE)

Aprovechando el buen tiempo y la realización del curso de nuevos ingresos,nos animamos a descender un "clásico" de la zona, el barranco de los Papuos, calificado como uno de los mejores de la zona centro.



Estamos a finales de mayo y coincide con la época de recogida de las famosas cerezas del Jerte, el paisaje esta espectacular pintado del rojo intenso de las cerezas.


El barranco está muy bien equipado, todo con anclajes químicos y nos permite realizar diferentes instalaciones según el caudal.



El descenso es muy completo con saltos, toboganes y rápeles de hasta 30m, el caudal en esta época es perfecto para disfrutar sin problemas.



Empleamos unas 4 horas ya que practicamos todo tipo de maniobras como pasamanos, guiados y cabeceras desembragables. 


Al final de la jornada un bocata en el pueblo no pone las pilas y no dejamos pasar la ocasión y nos llevamos unas cajas de cerezas para casa.

ACTIVIDAD ESPELEOKIDS LAPIAZ

Las Jóvenes promesas Lapiaz de la espeleología, se encuentran en esta ocasión frente al reto de hacer su primera ferrata de 120m !!! y entrar en la una de las más famosa de las cavidades de Cantabria Coventosa...

Como campo base, tomamos  "las Casucas", las casa rurales del pequeño Asón, y cuando digo "tomamos" lo digo con todas las letras..ya que la expedición cuenta con 32 personas entre niños y mayores.


Primeras instrucciones de seguridad y técnica para los más pequeños

El tiempo pintaba en bastos, pero finalmente nos permitió disfrutar de un fin de semana inolvidable para todos.


El objetivo del sábado era la ferrata de "El Cáliz" situada en las paredes de la escuela de escalada de Ramales de la Victoria.


Vamos subiendo poco a poco, la ferrata al principio es tumbada, lo que nos ayuda a "calentar", para luego pasar a una zona vertical de auténtico vértigo, donde los niños disfrutaron del ambiente vertical, para postre un aéreo puente tibetano da paso a la salida y retorno a Ramales.




 Por la tarde parte de la expedición fue a visitar la cueva rupestre de Covalanas, mientras el resto escalaba en las paredes hasta la llegada de las primeras gotas.



Al día siguiente nos encaminamos hacia Coventosa, la cara de los niños al ver la entrada, bien vale el esfuerzo de preparar la actividad. 


 Aunque somos un grupo numeroso nos movemos con rapidez, salvo el resalte de 10m donde se nos acumula el trabajo entre tirolinas y rápeles..



Foto del equipazo de Espeleokids en los fantasmas


Una vez abajo, buscamos la sala de los fantasmas, donde los niños disfrutan de una experiencia mágica entre estalagmitas, coladas y columnas de diferentes tamaños y formas.




Los pequeños y medianos equipados de espeleólogos...


Boca de entrada de Coventosa y despedida de la actividad..